A LA BÚSQUEDA DE LOS DOCE MILLONES DE EUROS

Sala de Prensa

La Sada que vemos en la actualidad luce su peor versión de los últimos años. El abandono que se muestra es preocupante, esa dejadez y desidia no es comprensible en un municipio en el que nunca antes un alcalde había tenido jamás tres de las cosas más importantes: una mayoría de apoyos para aprobar los proyectos, dinero para financiarlos y, sobre todo, tiempo para ejecutarlos.

En los casi cuatro años de mandato del señor Benito Portela se han gastado ya la friolera cantidad de DOCE millones de euros en obras y contratos, sin embargo en Sada nada ha cambiado. Hubo numerosos anuncios de proyectos y obras para llevar a cabo o, al menos, esa era la sensación que teníamos debido a la cantidad de veces que se anunciaban novedades gracias a la connivencia de los medios de comunicación, aunque en realidad se trataba siempre de los mismos proyectos, solo que en diferentes períodos de tiempo y que, finalmente, nunca se llegaron a ejecutar.

No hace falta indagar mucho para encontrar diversos ejemplos, como es el caso de las obras de mejora en el parque infantil del paseo marítimo para el cual se destinan 300.000€. Calladamente provocaron el problema y ahora no dejan de vendernos su salvadora solución. Lo mismo ocurre con las obras prometidas para la zona cero de las inundaciones. Los años siguen pasando y el equipo de gobierno continúa sin dar una solución real a este problema que tanto ha afectado a los Sadenses.

Pero sobre todo, nos llama la atención esa capacidad tan fría y calculadora que tienen para retrasar y ajustar el período de la duración de las obras para que finalicen justo a tiempo para las elecciones municipales, sin importarles la necesidad real que puedan tener nuestros vecinos. Unas obras que se iniciaron en el mes de agosto del pasado año no pueden tener como objetivo el ser ralentizadas para que se terminen a las puertas de mayo de este año, demostrando así una vez más que siempre dejan todo para el final mientras lo utilizan como un logro en su campaña electoral.

Si al Grupo Municipal del Partido Popular Sadense le hubiesen dejado en su momento esos doce millones de euros, a Sada si se le habría notado un cambio a mejor. Lo que está claro es que no podemos permitir que se siga jugando con el avance y bienestar de todos los Sadenses utilizando el dinero y las obras necesarias como armas electorales. Lo cual nos lleva a preguntarnos, si no se han llevado a cabo todas esas obras prometidas… ¿Dónde están entonces esos doce millones de euros que se han gastado a lo largo de estos cuatro años? Estarán en esa Sada idílica que solo existe para unos pocos.