Bulos, bolos y bolardos.

Sala de Prensa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En los últimos años, la incertidumbre sobre el futuro del hotel Sadamarina continúa siendo una preocupación para todos los sadenses.

En la actualidad corre el bulo sobre la posible venta del hotel que, tras el pleno de ayer en el Ayuntamiento, como todos los últimos jueves de cada mes, el Alcalde todavía no tenía una respuesta o actitud útil y responsable, actitud que deberíamos tener todos los grupos políticos en los temas que atañen directamente al ciudadano, y que desgraciadamente en este gobierno es ya una costumbre que no siempre se esté a la altura que se merecen sus vecinos.   

Que el hotel no funciona es una realidad pasada, presente y mucho nos tememos que futura. Durante el anterior gobierno del Partido Popular, nuestro equipo propuso la posibilidad de convertir nuestro Ayuntamiento en un Campus Universitario, con todas las ventajas que conllevaba el traslado de una universidad a nuestra zona en tema de hostelería y comercio.

Una propuesta que recibió el apoyo de más de 7000 firmas que a día de hoy continúan en poder del señor Alcalde y que el actual gobierno ha ignorado y antepuesto sus ideales y frustración ante el beneficio de todos los sadenses.

A pesar de las múltiples gestiones y de los esfuerzos por nuestra parte para conseguir el acuerdo con una universidad que envió a varios representantes para mostrar su proyecto, el trato insultante y las continuas faltas de respeto han provocado que finalmente su Universidad esté ya preparada para iniciar un nuevo curso muy lejos de Sada, concretamente en Canarias.(http://ufpcanarias.es/G1G011)

En la actualidad, el hotel vuelve a estar en boca de todos y se habla nuevamente de su futuro, que ahora mismo está en manos de una empresa privada a la cual solo le interesa su propio beneficio. El rescate de dicha concesión hubiera sido lo más sensato, lo mejor para todos los sadenses, pero ahora solo cabe esperar y desearle buena suerte a la empresa que hoy tiene su propiedad. Porque su suerte es la de todos los ciudadanos para que ese hotel pueda traer beneficios para Sada y desde el Partido Popular actuaremos con responsabilidad y respeto, todo lo demás, solamente serán bulos, bolos y bolardos.