Jugando con las ilusiones

Sala de Prensa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Como si de un sueño se tratara, uno de nuestros mayores deseos para Sada podría haberse hecho realidad. Y decimos “podría” porque está claro que la realidad nada tiene que ver con las expectativas creadas.

El Ayuntamiento ha instalado provisionalmenteun pantalán flotante con la intención de traspasar el lodo y permitir el baño en la Playa de As Delicias. Dicho así podría sonar hasta bien, pero la realidad es mucho más decepcionante.

Se trata de unos flotadores inestables cuyas medidas rondan los 100 metros de largo y 1,5 metros de ancho, que ni tan siquiera se podrá utilizar en cualquier momento del día puesto que, con marea baja, no habrá garantía de llegar a una zona de baño segura.

Lo peor de todo es que esta instalación supondrá un gasto de 18.000€ en tan solo dos meses, por no hablar de la utilización de los medios de comunicación para vender humo y crear expectativas que finalmente no hacen más que jugar con las ilusiones de todos los sadenses, dando lugar al descontento general de unos vecinos que se sienten estafados, algo a lo que lamentablemente con este gobierno ya están acostumbrados.  

No hace falta retroceder demasiado en el tiempo para recordar otro suceso parecido: la situación vivida con la gran instalación de los bancos de San Mamede para competir con el mejor banco del mundo, que a los pocos días terminaron siendo retirados ante la falta de los permisos correspondientes.

Desde el Grupo Municipal del Partido Popular, nuestra intención siempre ha sido conseguir la regeneración de la playa y la construcción de un paseo de madera, con unos 8 metros de ancho que vuele sobre el mar y penetre 200 metros para las actividades y el disfrute de la gente en la playa. Un paseo agradable del que se pueda disfrutar en cualquiera de los momentos del año, sin importar el nivel de la marea. Y si de algo estamos orgullosos es de haber conseguido la financiación para ello. Pero está claro que aquí se dedican a crear bocetos de grandes ideas, a escuchar campanadas y música sin entender la letra.

Sada se merece proyectos más ambiciosos para que no tengamos, ni tan si quiera, que llegar a preguntarnos y poner en duda si realmente es esto lo que el municipio necesita.

Tienen tanta soberbia, que apostamos a que no tienen autorización de Costas.